¿Existe? ¿Cómo la viven las mujeres?

Mi amiga Julia, seguidora fiel y una de mis antecesoras en Makassar, hizo un comentario muy interesante al post “La mujer en Indonesia”. Copio su texto ya que, sin duda, ampliará y dará un giro a lo ya publicado:

“Otro problema que hay es el de la ablación, en las niñas musulmanas, que no sé si es legal, pero se sigue practicando. Me imagino que mejorará, cuando esas chicas que estudian y salen fuera tengan hijas y no las sometan a esa mutilación que arruina su dignidad y su vida futura”.

He de confesar que ni siquiera se me había ocurrido pensar que aquí pudiera existir la ablación, así que inmediatamente me puse a investigar al respecto, y he aquí lo que encontré:

Según la publicación de  elmundo.es  en julio de 2011, la ablación volvía a autorizarse en Indonesia después de llevar más de cinco años prohibida.

A priori me sorprende este descubrimiento, pero realmente es que, por mucha mente aperturista que exista, en un archipiélago tan grande y con tan arraigadas costumbres, es difícil que toda la población acepte algunas de las nuevas ideas, especialmente en las zonas rurales. Según el artículo, muchos jefes de poblados, por tradición, por superstición o por recomendación de líderes religiosos obligan o inducen a la práctica de la ablación.

Y es que además, en este país, lo comentábamos hace tiempo, la línea que divide política y religión no está del todo definida. ¿Ambos bloques son independientes?… Sí pero no, no pero sí… Así que los dos intentan tener su espacio sin entrometerse demasiado en el otro. Al menos de momento.

En un intento por conocer de primera mano la opinión femenina actual en el país, comenté este tema tan íntimo con tres mujeres, licenciadas y de clase media. Para mi sorpresa, la que vivía de siempre en una gran urbe, ni siquiera sabía que se practicara la ablación en el país.

En cuanto a las otras dos, oriundas de comunidades más pequeñas, y en la actualidad una residiendo en ciudad grande y la otra en una localidad humilde, me asombra que no sólo no tengan impedimento para hablar del tema sino que lo hagan con una bonita  y evocadora sonrisa. Con la misma sonrisa ilusionada que a mí me aparece cuando evoco mi primera comunión o cualquier noche de reyes de mi niñez.

Ambas coinciden en que se lo realizaron entre los 8-10 años y no supuso una intervención agresiva sino un muy ligero raspado. Para ellas fue un día muy especial. Se sienten orgullosas de haber pasado por ahí, y ríen gozosas al recordar que, tal y como las encomiaban, no lloraron, a lo cual ayudó la promesa de algunos dulces y regalos.

Así que en este país, la ablación no parece ser un trauma ni una experiencia tan desagradable como en otros, aunque imagino que con tantas islas y etnias distintas, de todo habrá en la viña del señor.

Por otra parte, como bien me apuntó el mayor de mis críticos (crítico positivo), hay algo que también me faltó puntualizar en el post sobre la mujer, y fue hablar de la zona indonesia de Banda Aceh (pronunciado “Bandaché), único lugar de Indonesia, que yo sepa, donde se aplica la sharia.

Sobre ella hablaremos en otro post pero, en relación con el tema de la mujer, hemos de señalar que, aunque las medidas morales son restrictivas para todos, las mujeres parecen llevar alguna papeleta más.

Quiero terminar con una noticia que relaje un poco.

Hace no demasiado, a finales de septiembre de 2016, europapress.es, entre otros medios, se hacía eco de la noticia: la Ministra de la Mujer y Protección Infantil de Indonesia informó del lanzamiento de una nueva campaña contra la mutilación genital femenina.

Según ella misma comenta, obviamente no será una campaña fácil de llevar a cabo por la fuerte oposición de algunos sectores religiosos. Pero señala que, esta vez juegan una nueva baza, el esfuerzo irá encaminado a concienciar a las familias, ya que son ellas, en último término, quienes deciden si se lleva a cabo o no la intervención.

Ignoro si la campaña logró ponerse en marcha o si se sigue acometiendo pero, confiemos. Y brindemos de nuevo. Esta vez para que la nueva empresa obtenga todo el éxito esperado.

 

Anuncios