Hablar de Seúl es hablar de palacios imperiales. Nada más y nada menos que cinco encontramos en esta capital. Hoy nos centraremos en el segundo más importante, Changdeokgung.

El nombre tiene guasa de pronunciar, haremos un esfuerzo, aunque mucho más fácil me resultaría de recordar por su significado, más o menos, “Próspera Virtud”, o por su otro nombre, Palacio del Este, que es que les gusta a la gente complicar, con lo explícito y sencillito que es éste.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur
Fachada del recinto exterior

Construído en el 1405, no podemos decir que estemos contemplando seis siglos de historia ya que, en 1592, durante la invasión japonesa, fue arrasado por el fuego. Si bien es cierto que, dieciocho años después fue restaurado y utilizado como palacio principal durante doscientos setenta años.

Pero no iba a quedar aquí su historia. En 1917 fue nuevamente destruido por el fuego. Es el gran riesgo de una estructura totalmente de madera, paredes, techos y suelos, levantada sobre pilares para aislarla mejor de las extremas temperaturas. Sí, porque parece que Seul es como nuestra Extremadura pero elevado al cuadrado, es decir, que en verano te sofríes y evaporas y en invierno te solidificas, el yin y el yang vamos, tan presente en la cultura coreana, hasta el punto de constituir la imagen de su bandera nacional.

Para mi asombro, los edificios no fueron reconstruidos tras el incendio sino que desmontaron los de otro palacio y se los llevaron para allá. Como consecuencia, muchos fueron modificados o dañados, por lo que en 1991 comenzó de nuevo una restauración.

Aunque no sea pues el palacio original, se ha dejado lo más parecido posible. El resultado es una preciosidad. Prueba de todo ello es que en el año noventa y siete entró a formar parte del Patrimonio de la Unesco.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (29)

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (17)

Con ese respeto a la naturaleza que tienen los orientales, el palacio fue edificado a lo largo de la montaña porque, ya sabéis que los palacios allá no son como los nuestros, enormes moles distribuidas interiormente, sino pabellones individuales cada uno con su cometido específico.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (25)

 

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (16)
En los tejados de algunas puertas y edificaciones  se pueden ver esas pequeñas y esquematizadas esculturas típicamente coreanas
Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (21)
Simplicidad y armonía es el secreto de las edificaciones

Aunque actualmente están bastante desprovistos de mobiliario, alguno se puede ver, dándote cuenta entonces de cuán lujosos pueden llegar a ser unos aposentos tan aparentemente sencillos.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (26)
Maderas nobles primorosamente labradas y con incrustaciones de nácar es la tónica en armarios, estantes, mesas, sillas…

Para acceder a las distintas dependencias, hemos de traspasar tres enormes puertas y sendas explanadas.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (1)

Por cierto que, llaman la atención pivotitos de piedra en la última.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (3)

Creemos que es mera decoración pero ¡no! Se trata de marcas para la exacta colocación de los guardianes.

En cuanto a las dependencias, podemos citar algunas de las más importantes -y agradecedme que no voy a haceros leer nombrajos impronunciables:

La Sala del Trono, usada como es lógico para los actos más formales, como audiencias, coronaciones o recepciones de embajadores extranjeros.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (2)

Y otra curiosidad. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar que esas rampitas decoradas entre los tramos de peldaños servían para otra cosa que no fuera también ornamentación? A mí desde luego no.

palacio real Seul.vivirdiaadiaenindonesia.wordpress.com
Esta detalle pertenece a otro palacio pero nos sirve como ejemplo

Pues tiene su intríngulis: ¿Cómo se desplazaban los emperadores? En palanquín. Así que los porteadores subían por las escaleras mientras que  el receptáculo marchaba sobre las rampitas delicadamente talladas. Todo en este mundo tiene una explicación. Vamos, que el que puede, puede.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (4)
Interior de la Sala del Trono
Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (6)
El trono, de madera labrada.

Las dependencias de la emperatriz se encuentran allá por el fondo, detrás de  las del emperador pero… mire usted que en el lateral, muy próxima a las de éste, el mandatario de la 24th dinastía, vino a ordenar la construcción de otro edificio para su concubina favorita, prácticamente igual de grande que el de la esposa, cosas ambas que no sé yo cómo se llevarían en familia.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (24)

En fin, lo indudable es que a mí, de primeras, me recordó muchísimo a la Ciudad Prohibida de Pekin, y me pregunto qué fue primero, si el huevo o la gallina, porque ésta fue construída entre 1406-20, o sea, por los mismos años.

Aunque, cierto que aquí los colores son más pasteles: rojo, amarillo, azul, verde, blanco y negro, bien puros o mezclados, dan a las techumbres, ya de por sí auténticas maravillas, un aspecto espectacular.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (22)

 

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (13)

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (10)

Con estas fascinantes imágenes en la retina, nos dirigimos a la entrada de los denominados Jardines Secretos, cuyo acceso sólo es permitido con guía en la hora exacta que te toque. De dónde han salido de repente tantas personas, no lo sé, así que hay que espabilar para posicionarse bien si quieres ver, oir o sacar alguna instantánea sin tropecientos desconocidos de por medio.

Al igual que hoy, en su época sólo podían acceder al jardín las personas autorizadas, aunque no se tratara entonces de turistas curiosos sino de amigos y familiares del emperador o de los altos cargos.

Fiestas, prácticas deportivas del emperador, campeonatos de tiro con arco… eran actividades habituales en los jardines, que venían a ocupar, nada más y nada menos que un 60% del total de la superficie del palacio.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (8)
Uno de los pabellones del jardín

Otras veces se contentaban con disfrutar del relax que estanques, paseos, trinos de pájaros,  flores y árboles proporcionaban.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (12)

El emperador incluso se dedicaba a plantar diversos tipos de granos, y la emperatriz a las tareas de sericultura, tan común en la zona… en fin, lo que hace cualquier familia en su jardín, salvando las distancias, claro está, que no me los veo yo cortando el césped ni quitando las hojas muertas.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (7)
Hasta una biblioteca, y es que es una gozada leer en ese entorno

Por ser un jardín acoplado en la naturaleza, por su magnífica conservación, por sus bellas edificaciones y por sus encantadores rincones, desde 1997, al igual que el palacio, forma parte del Patrimonio de la Unesco.

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (11)

Finalizamos nuestro recorrido ascendiendo por esta maravillosa escalinata:

Palacio Changdeokgung Seul Corea del Sur (15)

Y, podéis creerme,  de esas veces que en vez de quejarte de la subida, volverías a bajarlas.

Anuncios